Categories
Forma de creación de redes de Internet Fortalecimiento de Internet

Mapeo de la responsabilidad de intermediarios en América Latina

Gracias a nuestras filiales latinoamericanas ahora disponemos de una radiografía clara del panorama normativo sobre la responsabilidad de intermediarios en la región.

La responsabilidad de intermediarios responde a la siguiente pregunta: “¿Los intermediarios de Internet (ISP, servicios de alojamiento web y en la nube, plataformas de redes sociales, etc.) deben asumir la responsabilidad por el contenido publicado o por las acciones realizadas por los demás como, por ejemplo, sus usuarios?”.

El éxito de Internet depende de los regímenes de responsabilidad de intermediarios que protegen a los proveedores de Internet, que garantizan que la responsabilidad por el comportamiento del usuario debe asumirla el mismo usuario y no los intermediarios de los que depende (tanto en lo relativo a infraestructura como a contenido).

El enfoque de los marcos legales con la responsabilidad de intermediarios a nivel mundial puede afectar de diferentes maneras al sistema de interconexión de Internet.

In some countries, intermediary liability legislation is well known: the 1996 US Communications Decency Act (Section 230) and the Brazilian Internet Bill of Rights, for example. But in much of the world it is covered by other more general-purpose regulations, such as tort law, consumer protection law, and child protection law.

Le hemos pedido a nuestra comunidad local que nos ayude a mapear y monitorizar los regímenes actuales que se aplican a los intermediarios de Internet en sus países, para que nuestro trabajo garantice que las políticas y leyes en esta materia sigan favoreciendo unos cimientos sanos para Internet.

El cuestionario que hemos creado en colaboración con los directores de las filiales ha sido contestado por personas de 18 países latinoamericanos.[1] Las respuestas generaron perfiles de país con descripciones detalladas de las normas y leyes en materia de responsabilidad de intermediarios en Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, la República Dominicana, Ecuador, México y Venezuela.

Los perfiles de país presentan una imagen actual del complejo panorama normativo. La mayor parte de los países siguen confiando en normas administrativas, civiles y penales generales que se aplican de una forma más o menos sistemática a los intermediarios de Internet.

Los regímenes de derechos de autor y responsabilidad editorial tienen una vigencia bastante extendida a pesar de ser anteriores a la era de Internet. Las leyes generales sobre telecomunicaciones también pueden incluir reglamentos que se apliquen a los intermediarios de Internet. Chile destaca gracias a sus antiguas leyes de neutralidad de red, que imponen sanciones a los intermediarios que interfieren con el tráfico de datos en el nivel de infraestructura.

Brasil es el único país de la lista anterior que tiene un régimen especial de responsabilidad de intermediarios diseñado para proveedores de acceso a Internet y proveedores de aplicaciones de Internet. El “Marco Civil” define las exenciones de responsabilidad de los proveedores respecto al contenido de terceros. Los proveedores de acceso siempre están exentos de la responsabilidad por el contenido y el comportamiento del usuario.

Nuestro ejercicio de mapeo aún está en marcha. En los próximos meses publicaremos más perfiles de país elaborados por los miembros de las filiales de América Latina y el Caribe.

El proceso consistió en algo más que recopilar información. También ha servido para identificar a personas que pueden promover y defender la importancia de regímenes de responsabilidad de intermediarios sólidos para el proyecto The Internet Way of Networking para fomentar la simpatía y adhesión de la comunidad a largo plazo.

A partir de lo que hemos conseguido hasta el momento, en Internet Society tuvimos varias ideas sobre cómo ampliar nuestros conocimientos sobre la responsabilidad de intermediarios (con la ayuda de la comunidad global). Esto podría consistir en lo siguiente:

  • Grupos de trabajo de filial o nacionales para revisar y ampliar los perfiles de cada país
  • Formación y trabajo adicional para inspirar y colaborar con otras filiales de la región
  • Actividades y recursos adicionales sobre el tema de la responsabilidad de intermediarios
  • Repetición del proceso en otras regiones
  • Aprovechar nuestra comunidad para convertirla en una valiosa fuente de datos para otros ejercicios de mapeo como el Mapamundi de responsabilidad de intermediarios

¡Aprende más sobre el Sistema de interconexión de Internet!


Queremos darles las gracias a las siguientes personas por su tiempo y conocimiento para ayudarnos en esta iniciativa colaborativa: Roberto Zambrana Flores; Félix Fabian Espinoza Valencia; Flávio R. Wagner; Giovanna Michelato; Lorena Donoso Abarca; German M Fajardo Muriel; César Moliné; Alejandro Pisanty; Viviana Da Silva. Nancy Quiros y Christian O’Flaherty también colaboraron en este artículo.

También queremos expresar nuestro agradecimiento a las siguientes personas por sus contribuciones: Graciela Mariani; Hector Ariel Manoff; José Ignacio Alvarez-Hamelin; R Danton Nunes; Eric Alexander – Venturas; Jorge Augusto Ottoni Nobre de Oliveira; Leonardo Lins; Miguel Medina; Willy Maurer; Mauricio Alarcón Salvador; Kelvin Atiencia; Ethel Monge de Kuri; Yesenia Granillo; Fernando Manuel Morales Rodas; Jose Anibal Silva de los Angeles; Ernesto Pineda; Sandy Karyna Palma Rodríguez; Ana Laura Leon; Francisco Javier Huerta Gijón; Simon Perez C.; Haydee Almiron; Dra. Dámaris Mercado Martínez; Alicia Castillo; Eduardo Tomé y Jan Alvarado.


[1] Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay, Venezuela.


Imagen de delfi de la Rua vía Unsplash

Categories
Forma de creación de redes de Internet Fortalecimiento de Internet

Hacer política con la Sección 230 debilita a Internet en lugar de fortalecerlo

Este artículo de opinión se publicó originalmente en The Hill .

El presidente de Estados Unidos firmó el jueves una orden ejecutiva que tiene como objetivo abordar el régimen de responsabilidad de las empresas de redes sociales. Se han publicado todo tipo de informes que destacan los problemas de este movimiento, pero existe un problema que consideramos especialmente peliagudo: el peligro de politizar entre las filas de los partidos lo que en esencia es debate jurídico.

El presidente debe apartarse de este debate.

Internet y la política siempre han tenido una relación complicada. A lo largo de los años, se han producido numerosos intentos de encauzar Internet hacia la política dominante, la mayoría de los cuales han sido en vano. Esto se debe principalmente a que Internet no es una “cosa” estática, sino un modelo que permite a redes y ordenadores interconectarse mediante la colaboración voluntaria. Una característica fundamental de este modelo es que está descentralizado, lo que significa que no tiene un punto de control central que dicta cómo debe evolucionar Internet. No hay ningún interruptor que se pueda encender y apagar. En cuanto los legisladores y reguladores intenten imponer uno, solo estarán contribuyendo a la destrucción paulatina de Internet en sí mismo. Esta característica siempre ha sido su punto más fuerte y el motivo por el que ha sido una fuente inagotable de innovación y crecimiento, desde la web hasta los dispositivos inteligentes, hogares, etc. en evolución permanente. ¡Esta falta de control central es una característica de Internet, no un fallo técnico!

La mayoría de los marcos legales iniciales que se han implantado en Internet reflejan esta premisa apolítica, si bien en niveles y grados diferentes. Pero la verdad es que no existe ninguna ley que haga esto con tanto ingenio como la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, que blinda la “responsabilidad de intermediarios” en Internet.

La protección de la responsabilidad de los intermediarios en Internet se planteó por primera vez en 1995 en Estados Unidos en el marco de un debate político sobre el alcance que debe tener la responsabilidad de los intermediarios. En aquella época no existían ni Facebook ni Twitter, por lo que la ley iba dirigida a servicios como CompuServe, Prodigy y AOL. Sin embargo, sentó las pautas para los servicios del futuro y más tarde se exportaría al resto del mundo como uno de los avances legislativos más positivos de Internet. La pregunta era sencilla: ¿deben responsabilizarse los intermediarios del contenido publicado en sus servicios o de los actos ejecutados por terceros, es decir, sus usuarios?

Esta pregunta perfilaría en gran medida el futuro de Internet. Neutralizó tentativas de control centralizado porque no obligaba a los proveedores a asumir competencias que no les corresponden inicialmente. De la misma forma que los servicios de telecomunicaciones no son responsables de lo que dicen por teléfono los usuarios del teléfono, quedó claro que los intermediarios y proveedores de servicios de Internet necesitarían restricciones de sentido común parecidas sobre su responsabilidad.

La exoneración de responsabilidad garantiza un marco de igualdad y ofrece autonomía a un grupo variado de actores para que desarrollen las competencias que les corresponden. En este contexto, la Sección 230 generó predictibilidad en el entorno sumamente impredecible de Internet. Nadie puede predecir la siguiente innovación: Internet está diseñado de esa forma. El entorno sumamente impredecible de Internet solo puede alcanzar su máximo potencial si funciona en un marco jurídico que sea obvio en sus intenciones y no sorpresivo en los resultados. La Sección 230 se encarga de ello. Politizarla supondría revertir años de esa predictibilidad y podría poner en peligro el potencial futuro de Internet.

Teniendo esto en cuenta, se puede apreciar el lado problemático de la orden ejecutiva, que establece un precedente peligroso para Internet y la expresión. El problema es que muchas de las disposiciones de esa orden parecen, como dice Daphne Keller, directora de responsabilidad de intermediarios de Stanford, “atmosféricas”, es decir, cuestiones motivadas políticamente que no deben formar parte del debate jurídico sobre el alcance de la protección de la responsabilidad de los intermediarios. Suponen una distracción que podría tener una serie de consecuencias imprevistas para la evolución de Internet.

Si bien los debates sobre el cambiante alcance de la Sección 230 son sanos, no deben basarse en motivaciones políticas de moda. La Sección 230 se ha caracterizado históricamente por fomentar la innovación y la creatividad en Internet. Al separarla de la política partidista, podemos garantizar que se mantengan sus ventajas.


Imagen de Leon Seibert vía Unsplash

Categories
Forma de creación de redes de Internet Fortalecimiento de Internet

Ya está disponible el documento de debate sobre la propuesta Nueva IP

De cara a la celebración de la Asamblea Mundial de Normalización de las Telecomunicaciones de la UIT (AMNT-20) se ha abierto un debate sobre una propuesta que lleva por título la “Nueva IP.” Se ha presentado como una arquitectura descendente para resolver una serie de casos prácticos, que está desarrollando actualmente el grupo de debate Future Network 2030 del UIT-T.

Internet Society está siguiendo con interés el desarrollo de este debate previo a la AMNT-20. Estamos tratando de entender si la Nueva IP funciona (y cómo lo hace) con el Internet tal y como lo conocemos, si es cierto que resuelve problemas que no tienen solución en Internet y si el UIT-T está desarrollando estándares en los que otras organizaciones de desarrollo de estándares tienen control sobre los cambios.

Para hacernos una idea de la situación, hemos encargado la redacción de un documento de debate titulado “Un análisis de la propuesta ‘Nueva IP’ para el UIT-T“. Este documento servirá para informar a la comunidad en general mientras se perfila el debate público sobre estas propuestas. También tiene el objetivo de fomentar el debate y darle forma desde la perspectiva de Internet Society. En última instancia, el debate sobre este asunto nos ayudará a posicionarnos y facilitará la potencial evolución posterior del documento de debate en sí mismo.

Queremos darle las gracias a Chip Sharp por asumir la elaboración del documento con las aportaciones de un grupo de expertos de Internet Society y colaboradores cercanos.

Se aceptan comentarios sobre el documento “Un análisis de la propuesta ‘Nueva IP’ para el UIT-T”. Si quieres ponerte directamente en contacto con los autores, envía un mensaje a newIP-discussion-paper@isoc.org o únete a la lista de documentos de debate, que es pública y está archivada.


Actualización: Richard Li ha publicado una respuesta a este documento.

Categories
Forma de creación de redes de Internet Fortalecimiento de Internet

Responsabilidad de intermediarios: la joya oculta

Existe una ley en Estados Unidos que reza lo siguiente: “Ningún proveedor o usuario de un servicio informático interactivo podrá ser considerado como el editor o emisor de cualquier información proporcionada por otro proveedor de contenido informativo”. También conocida como el apartado 230 de la Ley de Ética en las Comunicaciones (CDA, por sus siglas en inglés), ha sido caracterizada como la ley que “creó Internet”.

Esta afirmación no es del todo cierta. En realidad, el apartado 230 no creó Internet, porque se creó mediante la colaboración de un grupo variado de personas de todo el mundo. Pero sí es verdad que el régimen de responsabilidad de intermediarios ha permitido consolidar Internet tal como lo conocemos hoy. Dicho régimen es el responsable de tres características principales de Internet:

  • Ha creado certeza y previsibilidad: las normas de responsabilidad de intermediarios han permitido a los proveedores de Internet (tanto de infraestructura como de contenido) perfilar estrategias de cumplimiento normativo basadas en un conjunto limitado de leyes y sus Términos de servicio (ToS, por sus siglas en inglés). Las empresas pueden diseñar negocios que satisfacen sus necesidades gracias a la responsabilidad de intermediarios.
  • Ha creado buenos ciudadanos de Internet: las normas de responsabilidad de intermediarios han garantizado que el peso de determinar si una empresa se posiciona de una forma determinada recaiga en dicha empresa.
  • Ha puesto la responsabilidad por el contenido donde corresponde: ha ratificado que el cumplimiento de diferentes tipos de leyes que regulan el contenido corresponde al creador del contenido y no a las empresas que los alojan.

La historia de la responsabilidad de intermediarios es tan importante como la forma en que ha evolucionado la ley a lo largo de los años. Cuando Internet se puso en marcha, se decía de forma generalizada que era mejor menos regulación. Sin embargo, hacia 1995, empezó a crearse un entorno en Internet en el que el discurso del usuario quedaba sujeto a una censura bestial o las empresas se veían obligadas a desarrollar su actividad en un marco de responsabilidad. La norma histórica que surgió como parte de esta laguna legal se sintetizó en una idea sencilla, pero no menos profunda: los usuarios deben poder colgar lo que quieran en Internet y las empresas que alojen su discurso eliminar todo aquello que no les guste.

La responsabilidad de intermediarios tiene una rica historia de respeto de la diversidad de empresas de Internet y de fijación de las expectativas sobre sus roles y responsabilidades; de este modo, la ley capta una gran parte de lo que es Internet. Es una de las primeras leyes, por no decir la primera, que reconoció que una gran parte de las soluciones de diseño es tonta, más específicamente la función de la infraestructura subyacente, y, por lo tanto, a los proveedores de infraestructura (ISP, IXP, CDN, registros de nombre de dominio, registradores de nombre de dominio, etc.) no les corresponde monitorizar el contenido. Esta interpretación fue el catalizador de un aluvión de empresas y modelos de negocio innovadores. De hecho, los estudios han demostrado que una protección deficiente de la responsabilidad de intermediarios es nociva para el desarrollo y la prosperidad económica.

Sin embargo, desde 1995 han cambiado muchas cosas. Las empresas de Internet actuales son más grandes, desarrollan más actividades y ofrecen más servicios. Internet también ha cambiado. Ya no se trata de una tecnología separada por capas discernibles, sino de una red de dependencias con una cantidad de participantes en aumento, tanto veteranos como nuevos. A pesar de tantos cambios, el valor de la protección de la responsabilidad de intermediarios no se ha depreciado.

El valor que aporta el régimen de responsabilidad de intermediarios es su papel de herramienta funcional en un sistema de red. Fundamentalmente, esto se lleva a cabo de dos formas: en primer lugar, estableciendo el nivel de acción y/o inacción que se espera de una empresa de Internet a la hora de regular una mala praxis (la función de comportamiento); y, en segundo lugar, favoreciendo la aplicación de diferentes normas de responsabilidad en función del nivel de Internet en el que opere una empresa (la función normativa). Así pues, aunque nos referimos a Facebook, Google y Amazon como las historias de éxito en la responsabilidad de intermediarios, solemos subestimar qué significa la responsabilidad de intermediarios para los proveedores de infraestructura de Internet.

Internet es un sistema complejo y las decisiones de diseño iniciales definieron los límites de la capacidad de los intermediarios para controlar la información, los servicios y las aplicaciones. La arquitectura es una característica esencial de la evolución, innovación y bajos costes de acceso a Internet. Si de lo que se trata es de mantener las características de Internet ( interoperabilidad, generatividad, punto a punto, entre otros), el marco de responsabilidad de intermediarios tiene que reflejar la arquitectura de Internet en lugar de ponerle trabas. Esto significa que un régimen de responsabilidad de intermediarios debe tener “conciencia tecnológica” para contemplar como es debido la arquitectura de Internet, y debe ser “tecnológicamente neutro”, de manera que no imponga ninguna tecnología especial para el cumplimiento de sus normas.

¿Por qué es esto importante para el futuro de Internet? Para que las características fundamentales de Internet sigan intactas, cualquier posible cambio en el régimen de responsabilidad de intermediarios debe seguir ofreciendo el mismo nivel de protección que brindaba la ley original a los proveedores de infraestructura. Los proveedores de infraestructura solo prestan un servicio técnico de transferencia y/o alojamiento de datos y esperan que se les considere como canales tontos, es decir, que no tienen la obligación de detectar o bloquear contenido censurable y/o ilegal.

La estrategia que sigan los gobiernos para abordar la responsabilidad de intermediarios a corto plazo es decisiva para los usuarios e Internet. Hay un montón de oportunidades para hacerlo bien y un montón de oportunidades para hacerlo mal. La solución correcta implica tomar decisiones conscientes que respeten los límites, el alcance, la diversidad y la capacidad funcional de los intermediarios. Esto significa que no debe cambiar la magnitud de las limitaciones para los proveedores de infraestructura consolidadas en el marco normativo y legislativo de la ley original.

Sigue leyendo sobre la forma de interconexión de Internet.

Categories
Forma de creación de redes de Internet Fortalecimiento de Internet

El futuro de la innovación en Canadá depende del mantenimiento de las características esenciales de Internet con “i” mayúscula.

Mientras Canadá considera la forma de renovar su marco legislativo en materia de radiodifusión y telecomunicaciones, debería hacer caso omiso a las recomendaciones que repercutirían en las características esenciales de Internet que fomentan la innovación en la red.

El pasado 29 de enero el consejo de Revisión Legislativa de Radiodifusión y Telecomunicaciones (BTLR, por sus siglas en inglés) entregó al gobierno canadiense 97 recomendaciones a tener en cuenta durante la preparación del nuevo marco legislativo para actualizar las obsoletas Ley de Telecomunicaciones, Ley de Radiocomunicación y Ley de Radiodifusión.

Si bien incluye consejos encomiables sobre estrategias para mejorar el acceso en zonas rurales y comunidades indígenas alejadas de Canadá, el informe tiene defectos que pondrían trabas a las mismas innovaciones que tratan de promover dichas recomendaciones en el país.

Lo anterior incluye facultar a la Comisión de Radiotelevisión y Telecomunicaciones Canadiense (CRTC, por sus siglas en inglés) para que trate Internet como una red de radiodifusión, y fije normas poco realistas que perjudicarían a elementos fundamentales de Internet con la excusa de promover el contenido canadiense en la red.

Existen muchas razones por las que no se puede tratar a Internet como a un ente de radiodifusión tradicional, pero la principal es la siguiente: Internet no es como otras tecnologías.

Si bien se trata fundamentalmente de una red de redes interconectadas, de ahí el nombre, Inter-net (red), Internet se puso en marcha con una serie de propiedades únicas que fueron fundamentales para su éxito hasta la fecha: apertura, descentralización e innovación sin permiso.

Creemos que estas son las tres propiedades esenciales en la forma de interconexión de Internet que empezó siendo una red de comunicaciones de investigación y militar hasta convertirse rápidamente en una herramienta omnipresente en nuestras vidas cotidianas.

En caso de implementarse, las recomendaciones del BTLR no solo supondrían una amenaza para los elementos fundamentales de lo que Internet Society considera Internet con “i” mayúscula. También repercutirían decisivamente en la neutralidad de la red, la responsabilidad de intermediarios, la privacidad y la seguridad online.

Sigue leyendo sobre las amenazas que suponen las recomendaciones del consejo de Revisión Legislativa de Radiodifusión y Telecomunicaciones para la forma de interconexión de Internet y las iniciativas que pueden tomar los legisladores para proteger la innovación online.